Antonio Illanes Rodríguez

Antonio Illanes Rodríguez, nace en Umbrete, el 9 de octubre de 1901 y muere el 2 de mayo de 1976 en Sevilla. Desde niño sintió una gran admiración por la madera, siendo unos de sus primeros trabajos las labores desempeñadas en un taller de carpintería.

Estudió en la sección de Bellas Artes de la Escuela de Artes y Oficios, ganando en 1927 el primer premio de escultura del Ateneo de Sevilla, recibiendo en 1929, la imposición de la Orden Civil, por el propio Rey Alfonso XII, por su trabajo durante la Exposición Iberoamericana.

Posteriormente amplió sus conocimientos en Madrid y Paris, realizando trabajos para Hispanoamérica. Siendo uno de sus lemas la formación y el estudio, nunca fue partidario de tener un taller como maestro, dando a su obra un carácter muy personal, pasando por el desde el desbaste hasta el encarnamiento.

De esto, también hay que añadir su gran maestría al trabajar el barro y la escayola, los cuales, posteriormente eran pasado por puntos a madera, siempre con un estilo serio, realista y clásico.

Illanes, como imaginero, sentía gran admiración por los maestros del barroco, dando a sus obras ese realce de realidad que inspira la devoción en los fieles aunque, como muchos escultores de su tiempo, su obra religiosa tuvo que ver con la falta de trabajo en otros campos, más que por su afinidad hacia las Hermandades.

A pesar de la influencia que siempre era requerida en los encargos, Antonio supo dar a su obra una perfecta conjunción entre lo clásico y lo moderno, basándose en la naturalidad, como son el caso del Cristo de Las Aguas o el Señor de la Victoria.

Como hemos indicado con anterioridad, el realizaba todos los trabajos, incluida la policromía, puesto que pensaba que un imaginero tiene que ser igualmente pintor. Según los expertos, las figuras secundarias del misterio de la Paz son todo un ejemplo de las mejor escultura de tipo castellana, de tonos planos y naturales para conseguir la austeridad.

Dominaba perfectamente las técnicas, aparte de la piedra, mármol o bronce, además de la madera policromada, siendo además un gran retratista, respecto al imaginero, es heredero directo de la obra de Susillo, a través de Joaquín Bilbao. Amigo de Castillo Lastrucci, al que algunos consideran equívocamente su maestro, mientras que desde otros campos de las artes se considera a Illanes más escultor que a Castillo.

en 1942 obtuvo el primer premio en la Exposición de Arte Sacro celebrado en Madrid por el Cristo de las Aguas y en 1974, recibió el nombramiento de Académico de la Universidad de Bellas Artes "Santa Isabel de Hungria, aparte de recibir la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio. Otra faceta más desconocida de este gran escultor-imaginero fue la poesía. Además de ser un espléndido escultor, era un hombre culto que luchó por la conservación del patrimonio histórico y artístico de Sevilla, que llegó incluso a comprar la Venta de los Gatos, para evitar que fuera derribada y trató de impulsar la creación en ella de un museo dedicado a Gustavo Adolfo Bécquer, idea esta que ni que decir tiene no fue secundada por los administradores públicos sevillanos.

Homenajes

Desde el jueves 22 de noviembre de 2001 y hasta principios del año 2002, la Hermandad de la Paz conmemoró con una serie de actos el Centenario del nacimiento de Antonio Illanes, 1.901-2.001. En el año 2004 la Hermandad de la Lanzada homenajeó al escultor con una exposición en su casa hermandad en el 75 aniversario de la Ejecución de su Titular.

Obras en Sevilla Capital:

Cristo de la Sagrada Lanzada (1929)

Cristo de la Hermandad de las Aguas (1930). Desaparecido en el incendio de San Jacinto

Virgen de Guía de la Hermandad de La Lanzada (1931, sustituida por otra del mismo autor en 1971)

Virgen de la Paz (1939)

Señor de las Penas de la Hermandad de San Roque (1939)

Cristo de la Victoria de la Hermandad de La Paz (1940), así como dos sayones, Anás y romano (1943-1944).

Sagrado Corazón de Jesus, Titular de la Hermandad de Gloria (1944)

Restauración de Jesús del Gran Poder (1954)

María Santísima de las Tristezas de la Hermandad de la Vera Cruz (1942)

Cirineo de la Hermandad de San Roque, (1963).